Contactar Linkedin Youtube Instagram Facebook Twitter

We've detected that you're browsing on a different language than your location.
Do you want to see the English version of this page?

English Español
Procesado para la conservación de alimentos

 

Un llamamiento de ayuda de la Asociación de Personas Celiacas de Santa Cruz de Tenerife fue el detonante para que la marca Tappers se propusiera enviar más de un centenar de kilos de sus platos preparados HPP sin gluten a las personas celiacas afectadas por la erupción del volcán en La Palma. Alimentos naturales, libres de conservantes y con una vida útil de varias semanas. Sin haber enviado nunca antes sus productos a las Islas Canarias, la marca movilizó todos sus recursos para ayudar a más de 400 personas. Sin duda, este pequeño-gran gesto es parte del ADN de Tappers, que refleja cómo de manera espontánea y natural ha conseguido un hito con doble significado. Por un lado, se ensalzan los encomiables valores del equipo humano de esta marca. Por otro, se refuerza su posicionamiento como empresa innovadora, al tratar sus productos mediante tecnología HPP para alargar la vida útil de sus productos. “Que hayamos podido enviar a los damnificados por el volcán estos platos cocinados naturales, sin aditivos y, sobre todo en este caso, con una vida útil de varias semanas, ha sido posible gracias al procesado por altas presiones”, según Alfonso Hermoso, socio de Tappers.

La vida se detuvo el pasado 19 de septiembre para las miles de personas afectadas por la erupción del volcán Cumbre Vieja de La Palma. Para las personas celiacas de esta “zona catastrófica”, además, se añadía la necesidad de mantener su estricto régimen alimenticio libre de gluten para asegurar su calidad de vida. Una dieta que en ocasiones resulta costosa y cuyos productos no se encuentran fácilmente. Como es de suponer, adquirir este tipo de alimentos en una situación de emergencia como la que está viviendo La Palma en las últimas semanas, supone un reto mayúsculo. “Ante un desastre natural, son muchos los envíos de alimentación que se realizan, la solidaridad de las personas es brutal. Sin embargo, las dietas específicas como en este caso sin gluten, son mucho más difíciles de conseguir”, explica Alfonso Hermoso, socio de Tappers Lifestyle, marca española que ofrece comida tratada por altas presiones (HPP) para enviar a domicilio.

 

Un pequeño-gran gesto de empatía

“Se necesitan alimentos sin gluten para los celiacos afectados por la erupción del volcán”. La Asociación de Celiacos de Santa Cruz de Tenerife lanzó en sus redes sociales este contundente mensaje, que puso en alerta e inspiró a todo el equipo humano de Tappers. De esta forma, en la localidad de Móstoles, en Madrid, y a más de 2.000 kilómetros de distancia del rugir del volcán, los fogones de Tappers se ponían en marcha. Su misión: cocinar 116 kilos de sus platos preparados naturales y aptos para celiacos, y enviarlos en perfectas condiciones a un destino al que nunca antes habían llegado. Su propósito se enfocaba en ayudar a más de 400 personas con problemas de celiaquía en La Palma. De hecho, esta isla del archipiélago canario tiene la población con mayor número de personas celíacas de toda España.

La celiaquía es una enfermedad autoinmune que impide ingerir gluten. Cuando la persona afectada ingiere esta sustancia se genera una respuesta inflamatoria en el intestino delgado y por consiguiente una reducción en la absorción de nutrientes de los alimentos y la aparición de enfermedades asociadas. Es una afección para la que no existe cura ni medicamentos que puedan detenerla. El único tratamiento contra la enfermedad celíaca es el cambio a una dieta estricta sin gluten, pero comer sin esta proteína en muchas ocasiones resulta excesivamente difícil.

Los socios de Tappers entendieron que para los palmeros afectados conseguir este tipo de comida era un problema. “Para nosotros cocinar comida sin gluten es el día a día. Tenemos una línea de comida apta para celíacos y estamos encantados de poder ayudar”. En cuestión de tres días, los casi 120 kilos de arroz con pollo de corral y lentejas con verduras estaban cocinados y tratados por altas presiones por el equipo industrial de procesado por altas presiones Hiperbaric 55 propiedad de MRM. La calidad nutricional y sensorial de estos platos estaba garantizada, sin ningún aditivo ni conservante, totalmente naturales: seguridad alimentaria y un producto de Calidad Premium y con “Etiqueta Limpia”.

La clave: mayor vida útil de los productos gracias a la alta presión

“Nuestros productos procesados tienen una vida útil de 15 días con lo que nuestros “Tappers” llegan a su destino en perfectas condiciones. Otras marcas esto no lo pueden hacer, porque sin aplicar HPP tienen una fecha de caducidad como máximo de siete días del producto. Gracias a la alta presión hemos podido ayudar a estas personas.”

El tratamiento por alta presión (o HPP, del inglés High Pressure Processing) es una tecnología no térmica para la conservación de alimentos, que mantiene las características del producto fresco (color, olor y sabor) y amplia considerablemente la vida útil de los alimentos durante varias semanas. Someter a los alimentos a altas presiones hidrostáticas (6.000 bar/600 MPa) a bajas temperaturas permite alcanzar platos prácticos, listos para su consumo y como recién hechos en casa. Una de las mayores ventajas es la extensión de la vida útil, que en determinados platos preparados se puede conseguir una duración de hasta 90 días.   

 

A pesar de que la vida útil de sus platos preparados es muy amplia, Tappers realiza sus envíos de comida únicamente en territorio peninsular, con lo que el reto era encontrar una empresa logística que se ocupara del transporte en frío de los productos. Tras unos intensos trámites, la colaboración de diferentes cuentas solidarias en redes sociales y la gestión de FACE (Federación de Asociaciones de Celiacos de España), que en cuestión de horas les facilitó el certificado de comida sin gluten para pasar el trámite en la aduana, los 116 kilos de productos de Tappers viajaban en barco durante 7 días rumbo a La Palma. Está previsto que entre el martes 5 y el miércoles 6 de octubre los productos lleguen a su destino. Y la comida aún estará en perfectas condiciones hasta 15 días más tarde de su llegada a la isla.

“Suerte a todos los palmeros, desde Tappers os enviamos toda nuestra fuerza y apoyo”, subrayan. Hoy más que nunca, su amplia y renovada carta es un soplo de aire fresco de solidaridad, comida sana y alimentos de calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *