Zumos y bebidas

Este sector ha experimentado un gran crecimiento debido a la variedad de bebidas desarrolladas en los últimos años, que encuentran en las altas presiones su alidada perfecta. La HPP mantiene intactos su sabor, color y composición y eso es precisamente lo que demanda el consumidor actual.

En el caso de los zumos a base de frutas y verduras, esta tecnología preserva todos sus nutrientes, vitaminas, antioxidantes y su sabor. Es como tomar un zumo fresco recién elaborado, pero que se conserva durante mucho más tiempo, con total seguridad alimentaria.

Otras bebidas que se benefician de los atributos de la HPP son los smoothies, o leches vegetales que algunos eligen como alternativa a productos lácteos tradicionales. También tienen cabida aguas de frutas, bebidas enriquecidas con probióticos o incluso bebidas funcionales para aquellos que buscan una fuente adicional de electrolitos y de energía. El potencial de la tecnología es tal, que a lo largo de los últimos años se han desarrollado multitud de productos líquidos diferentes, que ya tienen un hueco en el mercado. Entre ellos se encuentran las sopas vegetales listas para consumir, como el gazpacho, bebidas a base de aloe vera, infusiones de café o té en frío “cold brew” o bebidas fermentadas como kombucha, vinagres o cerveza.

 

Beneficios de zumos y bebidas HPP:

Bebidas Premium, fresh-like

Al ser un proceso aplicado en frío, el color, sabor y composición se mantienen intactos, siendo totalmente equiparable al producto fresco, no procesado.

Seguridad alimentaria

Numerosos trabajos científicos y estudios de validación avalan que la tecnología HPP es capaz de conseguir una reducción de 5 logaritmos de microorganismos patógenos pertinentes en zumos, tal como exige la FDA en Estados Unidos.

Larga vida útil

En función del producto y las condiciones de proceso HPP elegidas, es posible alcanzar entre 3 semanas y 3 meses de vida útil, o incluso en algunos casos mucho más.

Etiqueta limpia

El proceso se realiza en frío y no es necesario el uso de aditivos o estabilizantes. Esto hace posible desarrollar productos con sello “crudo”, “natural” o incluso “orgánico”. También es posible obtener el logo “High Pressure Certified” [link HPC], signo distintivo de calidad.

Bebidas funcionales y/o probióticas

Con las altas presiones se mantienen intactas las propiedades nutricionales y funcionales, manteniendo su carácter probiótico y gran parte de la actividad enzimática.

Abiertos a la innovación

Desde 2010 han salido a la luz numerosas bebidas HPP, que con otra tecnología no hubieran podido desarrollarse.

Tecnología apta para cualquier tipo de envase

Cientos de clientes en el mundo utilizan con éxito todo tipo de envases plásticos flexibles: botellas, bolsas, bag-in-box, y a partir de ahora, con la nueva gama de equipos Hiperbaric Bulk [Link], también será posible utilizar cristal, cartón o envases 100% biodegradables.

¿Sabías qué?

La vitamina C es la vitamina por excelencia cuando hablamos de zumo de naranja. Investigadores de la universidad de Atenas (Grecia) demostraron que la vida útil de un zumo de naranja (variedad Valencia) procesado por altas presiones hidrostáticas aumentó un 65% en comparación con su homólogo pasterizado térmicamente atendiendo a la concentración de vitamina C durante el almacenamiento.

Más aplicaciones de la HPP

  • Bebidas Premium, fresh-like. Al ser un proceso aplicado en frío, el color, sabor y composición se mantienen intactos, siendo totalmente equiparable al producto fresco, no procesado.
  • Seguridad alimentaria. Numerosos trabajos científicos y estudios de validación avalan que la tecnología HPP es capaz de conseguir una reducción de 5 logaritmos de microorganismos patógenos pertinentes en zumos, tal como exige la FDA en Estados Unidos.
  • Larga vida útil. En función del producto y las condiciones de proceso HPP elegidas, es posible alcanzar entre 3 semanas y 3 meses de vida útil, o incluso en algunos casos mucho más.
  • Etiqueta limpia. El proceso se realiza en frío y no es necesario el uso de aditivos o estabilizantes. Esto hace posible desarrollar productos con sello “crudo”, “natural” o incluso “orgánico”. También es posible obtener el logo “High Pressure Certified” [link HPC], signo distintivo de calidad.
  • Bebidas funcionales y/o probióticas. Con las altas presiones se mantienen intactas las propiedades nutricionales y funcionales, manteniendo su carácter probiótico y gran parte de la actividad enzimática.
  • Abiertos a la innovación. Desde 2010 han salido a la luz numerosas bebidas HPP, que con otra tecnología no hubieran podido desarrollarse.
  • Tecnología apta para cualquier tipo de envase. Cientos de clientes en el mundo utilizan con éxito todo tipo de envases plásticos flexibles: botellas, bolsas, bag-in-box, y a partir de ahora, con la nueva gama de equipos Hiperbaric Bulk [Link], también será posible utilizar cristal, cartón o envases 100% biodegradables.