Salsas, productos vegetales y de fruta

Gracias a la tecnología de altas presiones hidrostáticas (HPP) ya no sólo es posible disfrutar del color verde intenso de un untable vegano a base de pepino y perejil, o del color rojo de una salsa con base de tomate.

Ahora es posible desarrollar estos productos y posicionarlos en el mercado con vidas útiles de varias semanas, manteniendo intactas sus cualidades de color, sabor y valor nutricional.

Mayor vida útil. Mismo sabor y valor nutricional

  • Las moléculas responsables del color, aroma y sabor de las preparaciones a base de vegetales son tan pequeñas que ni siquiera 600 MPa pueden destruirlas (al contrario de lo que ocurre con la pasterización térmica)
  • El pepino, la remolacha, el tomate o las espinacas no sólo destacan por su color vivo o sabor único. Son fuentes excelentes de nutrientes y compuestos funcionales que gracias al proceso HPP se mantienen intactos
  • Los microorganismos responsables del deterioro las hortalizas (como mohos y levaduras) o patógenos como Salmonella o Escherichia coli O157:H7 se ven inactivados con la aplicación del proceso HPP lo que garantiza vidas útiles más largas y la seguridad de estos productos
  • Ensaladas veganas, hortalizas en una salsa para untar… son muchas las posibilidades que se abren para el desarrollo de productos compatibles con la tecnología HPP

¿Sabías qué?

El proceso HPP no sólo mantiene intacto el contenido de compuestos bioactivos en las preparaciones a base de fruta o vegetales… sino que incluso puede aumentar su biodisponibilidad. Investigadores de la Universidad de Valencia (España) observaron este fenómeno en la concentración de polifenoles en puré de arándanos. Atribuyeron el efecto a la modificación de la pared celular de las células vegetales que los contienen y pudieron ser expulsados al exterior.

Más aplicaciones de la HPP