← Volver

Historia: 70 años de auténtico espíritu emprendedor

Entre los años 40- 50, Angelo Ferruccio Rovagnati se decide a producir bienes de primera necesidad tras la segunda guerra mundial, fabricando mantequilla y queso. Pronto Paolo, su hijo, se anima a seguir los pasos de su padre.

Entre los años 60-70, Paolo convence a su padre para empezar a producir embutidos, tras la bonanza económica surgida con sus productos consolidados (mantequilla y queso).

El jamón cocido es aún un producto de primera necesidad de nivel básico, pero Paolo está convencido de que se podría mejorar y convertir en uno de alta calidad con investigación y estudio.

Poco a poco la marca Rovagnati comienza a diferenciarse dentro del sector alimentario. Su red de venta se expande a todo el norte de Italia.

En los 80, la marca Rovagnati continúa creciendo y en 1985 produce hasta 20 tipos de jamón cocido diferentes. Son su especialidad. Una vez alcanzada la calidad, hay que seguir avanzando para desarrollarla aún más. Nace la marca Gran Biscotto.

Al tiempo se desarrolla la panceta, diversificando la producción y estando a la vanguardia. Así nace la “Sgrassatella”.

Es en estos años cuando empiezan a publicitarse. El nombre se hace importante.

En los 90, el éxito publicitario es inmediato. La empresa se da a conocer por todo el territorio nacional y sigue creciendo. Se expande a otras zonas y se deciden a lanzar la Mortadella de Faenza.

Adquieren una granja de cría de cerdo de la zona de Padano con 30.000 cabezas, y hoy es el más grande de la provincia de Parma, para poder garantizar el control total de las materias primas.

En el 2000, se produce un gran desarrollo y surgen nuevos productos. En el 2001 Rovagnati pone en marcha un sistema automatizado que envía cientos de paquetes al día a toda Italia e incluso al resto del mundo. En 2002 pone en marcha una fábrica en Arcore para el desarrollo de nuevos productos como “Il Patatine” y la línea “Taste Slim &Wellness”.

Desde el 2006, Rovagnati se dedica también a la curación de jamones.

Hoy día Rovagnati esporta a muchos países de Europa y extraeuropeos como Francia, Bélgica, Alemania, Irlanda y Estados Unidos.

Rovagnati continua creciendo, sabiendo que el futuro es hijo del presente y se apoya en las tradiciones del pasado.

Visita la web